Equivocarse es a veces maravilloso …

merceroura

mano sol

Equivocarse es a veces maravilloso. Si cuando acabamos de hacerlo escondemos la mano o fingimos el gesto para que parezca que fue otro o nos engañamos a nosotros mismos, nos quedamos sin la enseñanza. Sin todo lo bueno que acarrea fallar y caer. En todo acto erróneo hay algo hermoso, toda caída conlleva una recompensa. Aunque a veces esté oculta. Aunque haga falta secarse las lágrimas de los ojos para verla e inspirar profundamente hasta notar el aire que fluye dentro de ti. 

A menudo, tragarse la hiel del fracaso es tan duro y desagradable que cuesta pensar que en ello pueda haber algo mágico, algo precioso y preciado que al día siguiente nos pueda servir de bastón donde apoyar nuestro cuerpo magullado para volver a andar. Cuesta recordar que los fracasos están para usarlos, para extraer de ellos toda la miga y la substancia y crear algo nuevo. Miras…

Ver la entrada original 840 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s