Amo la imprudencia de mis palabras…

Cuando era una niña y todo se ponía negro y lúgubre, escribía. Imaginaba historias y apuntaba algunas palabras que me venían a la cabeza en una pequeña libreta. Era un proceso mágico. Aquello me hacía soportar los pequeños tropiezos del día a día. No sólo porque calmaba mi necesidad de explicar al mundo mis miedos … Continúa leyendo Amo la imprudencia de mis palabras…

Siempre hay un PORQUE y un PARA QUÉ.

“Si la vida es perra contigo, demuestra que tú también sabes serlo“. ¿POR QUÉ? No sé que hora es de la noche. Lo que si sé, es que hacia tiempo que no escribía a altas horas de la madrugada. Es en silencio cuando más ruido hay en nuestro interior. Y últimamente hay una pregunta que … Continúa leyendo Siempre hay un PORQUE y un PARA QUÉ.