¿Qué clase de líder quiero ser?

Caminar juntos es el principio, mantenerse juntos es progreso, trabajar en equipo es el éxito.

lider01

La historia de la humanidad sería inconcebible sin la existencia de hombres y mujeres que se distinguieron por promover cambios relevantes en cada época, desafiando las creencias limitantes de su tiempo, haciendo posible lo imposible, aun cuando las circunstancias fueran adversas…

En nuestra familia encontramos claros ejemplos en nuestros abuelos, padres o hijos, o en alguien cercano, que seguramente nos ha dado un ejemplo de liderazgo subsidiario o solidario, y que incluso ha tenido repercusiones de una generación a otra.

Y al pensar en algunos de estos grandes líderes, me doy cuenta que en lo primero que debe creer un líder es en sí mismo, confiar en lo que sé es, y en lo que quiere lograr, esto implica tener un profundo entendimiento de quien soy, a dónde voy y para qué…

¿Para qué ser líder de mí mismo?

¿Para qué liderar a otras personas?

¿Eso que quiero lograr qué tiene que ver conmigo, con mis valores, con mi razón de ser o de existir?

En la empresa, como el último reducto de confianza, una vez que los gobiernos han demostrado muchas deficiencias en ofrecer tranquilidad y estabilidad, las personas depositan su confianza por los ingresos y beneficios tangibles e intangibles que reciben de su empleador; en donde todos los que trabajamos tenemos claro este aprecio y espacio de posibilidades en lo personal y para nuestras familias.

Pues bien, los retos para los líderes en estas organizaciones son múltiples y variados. De acuerdo a la publicación de la revista de negocios de Harvard, la especialista en capital humano Karie Willyerd destaca que las nuevas generaciones, los llamados Millenials, esperan de su líder:

  • Que sea inspirador
  • Que lo rodee de personas de excelencia
  • Que sea auténtico

¿Y quién no querría un líder así?

Uno qué me inspire a ser una mejor persona, a dar lo mejor de mí, que me ayuda a crecer en lo profesional, en lo personal y en todo sentido;

Un líder que me permita acceder a personas interesantes, que me aporten valor, aprendizaje, experiencias excepcionales, cuya forma de hacer y conducirse sea ejemplar en ética, trato humano, resultados y conciencia social;

Un líder que sea auténtico, transparente en su toma de decisiones, vulnerable de tal forma que me haga saber y sentir en qué puedo serle de utilidad para que en verdad hagamos equipo.

Entonces, ¿qué me hace falta para hacerme el líder que necesito ser?

La voluntad es un buen principio, pero ojalá todo se consiguiera sólo con esfuerzo; es necesaria la conciencia más una gran capacidad de interactuar con los demás, para lograr alinear la energía de todos los que forman parte del proyecto, y hacer que las cosas en verdad sucedan.

En tus manos está hacer y lograr el futuro que deseas para ti, para tu empresa, para tu familia, para tu comunidad y para el mundo; conviértete en el líder que debes ser, que te permita guiar tu vida y a quienes con confianza harán de ti la persona en la que realmente te quieres transformar, porque tú, y sólo tú, podrás conducirlos al éxito.

Antonio Simancas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s