Liderazgo interior para el cambio

Un día quise cambiar al país y fracasé, después quise cambiar a la ciudad y volví a fracasar, luego sólo intenté influir en mi familia y no tuve el éxito esperado; hasta que decidí cambiarme a mi mismo, y entonces el mundo cambió.

En las últimas décadas, la raza humana se ha asombrado, una y otra vez, ante las diferentes proezas logradas por hombres y mujeres; gracias a sus méritos individuales y al apoyo determinante de una colectividad. Personas emblemáticas como Neil Amstrong llegando a la luna, la Madre Teresa de Calcuta y su gran ejemplo de amor a la humanidad, Billy Gates o Steve Jobs contribuyendo al desarrollo tecnológico… Y en todos ellos podemos observar, como factor común, que primero experimentaron un cambio interno antes de convertirse en los líderes de nuestro tiempo.

lider06

¿A qué se debe qué, en muchas ocasiones, requerimos de un estímulo externo, cuando todo el potencial de nuestro ser está aquí dentro?

¿En qué momento nos detenemos a revisar lo que está sucediendo en nuestro interior?

¿Qué me dice mi cuerpo?

¿Mi mente?

¿Mi corazón?

¿Mi alma?

¿Eres feliz en este momento?

¿De quién es la responsabilidad de tu felicidad?

La coach Lidia Muradep nos dice: “Es usted mismo el que debe hacerse responsable de crear su propia realidad, teniendo en cuenta que no existe la transformación social sin una transformación individual”.

¿Y a qué se debe, qué a la hora de la verdad, no queremos salir de nuestra zona de confort?

Tal parece, que sólo cambiamos cuando las circunstancias externas nos presionan o cuando el malestar interno es tan grande que nos obliga a hacerlo.

La resistencia al cambio nos caracteriza como seres humanos. Nuestro cerebro tiende a la rutina. De acuerdo a las investigaciones realizadas por Alex Pentland del MIT de Boston, el 80% de lo que hacemos a diario es rutina.

Y no habría nada de malo en la rutina, y en nuestros hábitos cotidianos, si estos en verdad nos llevaran a dónde queremos ir, a donde hemos soñado.

Ser capaz de soñar es ser capaz de desarrollar una visión hacia el futuro, el tuyo y el de tu mundo.

Observa lo que eres hoy, los recursos con los que cuentas, tus fortalezas, las personas que te rodean.

Acalla esa voz crítica interna, encuentra como derribar los muros, supera los obstáculos; mira hacia adelante, y podrás determinar cuál es tu horizonte, hacia donde quieres ir.

Lograr una visión nítida, de lo que en verdad deseas, te permitirá asumir el liderazgo de tu propia existencia.

La tragedia de la vida no es no alcanzar una meta, la tragedia es no tener una meta que alcanzar.

No es un desastre no lograr un ideal, sino no tener un ideal por el cual luchar.

No es una calamidad morir sin alcanzar un sueño, pero sí es una calamidad morir sin haber soñado jamás.

Te invito a ser el verdadero líder de ti mismo.

A definir con claridad lo que quieres lograr, para que seas el conquistador de tus sueños.

A enfrentar tus miedos.

Potencia tus creencias positivas, rodéate de personas que te apoyen, que tengan la misma pasión que tú, para que puedas poner en práctica tu plan de vida.

Atrévete a cambiar, porque dentro de ti está la fuerza para hacerlo; si te decides seguro que lo vas a lograr, y cuando lo hagas, descubrirás que el mundo cambió, porque tú lideraste el cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s