De indeciso a líder

Todos y cada uno de mis clientes terminan por sorprenderme, tarde que temprano, pues cuándo menos se lo esperan, logran tomar una decisión o pasar a la acción en algo que los lleva a mostrar su talento, su verdadero potencial, revelando habilidades o capacidades insospechadas que pasan a formar parte de su acervo de competencias personales.

Algunos de mis clientes, me han preguntado si un proceso de Coaching sirve para “simplemente” tomar una decisión, y recuerdo un caso en particular, de un cliente que se sentía “indeciso” por un tema personal, pensaba que tenía que elegir entre dos posibilidades respecto de sus hijos, y por eso recurrió a un Coach.

Al paso de las sesiones, mi cliente se percató de que también estaba siendo indeciso en su trabajo, en dónde tenía ciertas responsabilidades, muy acotadas, sin tener ninguna persona a su cargo, y después de ciertos cambios en la empresa, le habían cambiado de jefe, y cada que éste lo buscaba para que le explicara algún tema, mi cliente montaba en cólera, y no importara lo que decidiera el jefe o le pidiera hacer derivado de esas pláticas, todo terminaba por enojarle, y sin embargo no se atrevía a decirle nada al jefe…

Mi cliente pensaba que era “indeciso” porque sentía que tenía que debía expresar cómo le gustaría trabajar, o interactuar con él, pero tenía miedo de que eso derivara en una discusión que lo llevara generar tensiones innecesarias, que pudieran desembocar en perder su trabajo; así que no se “decidía” a platicar con su jefe del tema.

Así que mi cliente empezó a diseñar acciones que le ayudaran a mantener la calma, y a buscar la forma de gestionar a su jefe, y el tema familiar terminó por resolverse de otra forma, una tercera vía que antes del Coaching jamás hubiera imaginado, y entonces descubrió que lo importante, y que estaba en sus manos, era liderarse a sí mismo.

Esta decisión clave, tomar las riendas de su vida en sus manos, le permitió volverse líder en su familia y en su trabajo, quizás ya lo era, pero había perdido la brújula o no ejercía ese liderazgo de manera consciente; en cambio, al asumirse como el responsable de su estado de ánimo, de sus pensamientos, de sus palabras y de sus acciones, potenció su liderazgo, de una manera adecuada para él. Si bien el proceso de Coaching concluyó en algunos meses, me he mantenido en contacto y he podido constatar, pues hemos mantenido contacto, que ahora tiene personal a cargo y coordina proyecto con otras áreas y proveedores.

Y muchos otros casos, he podido observar una evolución similar, en dónde el cliente está indeciso, se quiere pensar muy bien las cosas, y gracias al acompañamiento con Coaching logra tener el tiempo y el espacio para la reflexión y la introspección, a partir de intentar, de pasar a la acción.

Al final, como la oruga que se transforma en mariposa, el cliente decide y actúa, así que pasa de la indecisión al ejercicio consciente y enfocado del liderazgo, empezando por sí mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: