Un Coach de Gobierno aplica las 11 Competencias de la International Coach Federation (ICF) mediante sesiones regulares de Coaching, para definir un objetivo u objetivos, a alcanzar en el mediano o largo plazo, resultado de sus acciones de gobierno (con independencia del nivel de decisión en la estructura de gobierno), y a partir de las metas a alcanzar, partiendo de una alianza muy clara y específica,  acompañar al cliente en el desarrollo de cuatro etapas clave:

  1. Diseñar la(s) estrategia(s) y planear las acciones
  2. Gestionar la ejecución del plan
  3. Evaluación y seguimiento de los avances y resultados
  4. Toma de decisiones de política pública

Estas etapas no necesariamente son secuenciales, aunque todas necesarias para poder desarrollar su plan de acción, y de manera continua mejorarlo, hacer ajustes, asignar mas o menos recursos, y demás decisiones que fomenten una evolución, recogiendo lecciones aprendidas de manera expedita, y priorizando el logro de los resultados.

Un Coach no trabaja de forma permanente, ni siquiera por un periodo prolongado, pues lo que busca es que el cliente desarrolle su capacidad de “auto-coaching”, generando hábitos, superando creencias limitantes, fortaleciendo su liderazgo con su equipo, gestionando a las personas, sean o no parte de su estructura, capitalizando su potencial al máximo, elevando sus competencias para gobernar, haciéndolo en la forma que considera mejor el cliente, y a la luz de los resultados a alcanzar.

 

Si requieres de mayor información, consúltanos: