Si estás pensando en hacer un cambio en tu profesión o en tu estilo de vida, sea que quieras ampliar tus horizontes o abrir nuevos caminos, considera formarte como Coach.

Un proceso de formación implica transitar por un proceso de aprendizaje, que te permita alcanzar el desarrollo de habilidades y competencias que pasen a ser parte de tu forma de hacer, es decir, darte la posibilidad de internalizar en tu práctica cotidiana estos conocimientos. Le llamamos formación, porque es como aprender a andar en bicicleta, una vez que aprendes no se te olvida nunca.

Formarte como Coach te abrirá posibilidades, al conocer e incorporar a tu forma de ser las competencias del Coaching, al descubrir como gestionar cambios en tu persona, podrás ponerlo en práctica para acompañar a otros en la gestión de sus propios cambios, para ello, habrás de desarrollar habilidades que aunque hasta este momento consideres que no las tienes, con el proceso de formación podrás lograrlo.

Ser Coach de otra persona, a quién se le conoce como “cliente” o “Coachee”, es una gran responsabilidad y un gran desafío, si tú tienes la preparación para hacerlo, estarás contribuyendo al desarrollo de la otra persona, y también al tuyo propio, pues como dice Pema Chödrön:

“Trabajamos en nosotros mismos para ayudar a otros; y también ayudamos a otros para trabajar en nosotros mismos”

En nuestro Programa de Formación en Coaching, podrás lograr el desarrollo de habilidades como Coach, a través de un proceso de aprendizaje profundo que te permita adquirir las competencias básicas para poner en práctica los principios del Coaching en beneficio propio y de los demás, lo que seguramente será una puerta hacia cambios importantes en los distintos ámbitos de tu vida.

Solicita más información a través de este formato.

 

Anuncios